monitoramento Ir direto para menu de acessibilidade.
Página de inicio > Saca tus dudas
Início do conteúdo da página
Visto: 5008

Dengue

La dengue es una enfermedad viral transmitida por el mosquito Aedes aegypti. En Brasil, se identificó por primera vez en 1986. Se estima que 50 millones de infecciones por dengue ocurran anualmente en el mundo.

 

La principal forma de trasmisión es por la picada de los mosquitos Aedes aegypti. Hay registros de trasmisión vertical (embarazada - bebé) y por trasfusión de sangre.  Existen cuatro tipos diferentes de virus de dengue: DEN-1, DEN-2, DEN-3 y DEN-4.

La infección por dengue puede ser asintomática, leve o causar enfermedad grave, llevando a la muerte. Normalmente, la primera manifestación de la dengue es la fiebre alta (39° a 40°C), de inicio abrupto, que generalmente dura de 2 a 7 días, acompañada de dolor de cabeza, dolores en el cuerpo y articulaciones, postración, debilidad, dolor atrás de los ojos, erupción y picazón en la piel.

Pérdida de peso, náuseas y vómitos son comunes. En la fase febril inicial de la enfermedad puede ser difícil diferenciarla. La forma grave de la enfermedad incluye dolor abdominal intenso y continuo, vómitos persistentes, sangrado de mucosas, entre otros síntomas.

Al presentar los síntomas, es importante procurar un servicio de salud.

No existe tratamiento específico para dengue. El tratamiento se lo hace para aliviar los síntomas Cuando aparezcan los síntomas, es importante procurar el servicio de salud más cercano, hacer reposo e ingerir bastante líquido. Importante no tomar medicamentos por cuenta propia.

Todavía no existen vacuna o medicamentos contra dengue. Por lo tanto, la única forma de prevención es acabar con el mosquito, manteniendo el domicilio siempre limpio, eliminando los posibles criaderos. Ropas que minimicen la exposición de la piel durante el día, cuando los mosquitos son más activos, proporcionan alguna protección a las picadas y pueden ser adoptadas principalmente durante surtos. Repelentes y insecticidas también pueden ser usados, siguiendo las instrucciones del rótulo. Mosquiteros proporcionan buena protección para aquellos que duermen durante el día (por ejemplo: bebés, personas acamadas y trabajadores nocturnos).

Las acciones de control de la dengue ocurren, principalmente, en la esfera municipal. Cuando el foco del mosquito es detectado, y no puede ser eliminado por los moradores de un determinado local, la Secretaría Municipal de Salud debe ser accionada.

 

CHIKUNGUNYA

La Fiebre Chikungunya es una enfermedad trasmitida por los mosquitos Aedes aegypti y Aedes albopictus. En Brasil, la circulación del virus fue identificada por primera vez en 2014. Chikungunya significa "aquellos que se doblan" en swahili, uno de los idiomas de Tanzania. Se refiere a la apariencia curvada de los pacientes que fueron atendidos en la primera epidemia documentada, en Tanzania, localizada en el Este de África, entre 1952 y 1953.

Los principales síntomas son fiebre alta de inicio rápido, dolores intensos en las articulaciones de los pies y manos, además de dedos, tobillos y muñecas. Puede ocurrir también dolor de cabeza, dolores en los músculos y manchas rojas en la piel. No es posible tener chikungunya más de una vez. Después de infectada, la persona está inmune por el resto de la vida. Los síntomas inician entre dos y doce días después de la picada del mosquito. El mosquito adquiere el virus CHIKV al picar una persona infectada, durante el período en que el virus está presente en el organismo infectado. Cerca del 30% de los casos no presentan síntomas.

No existe vacuna o tratamiento específico para Chikungunya. Los síntomas son tratados con medicación para la fiebre (paracetamol) y los dores articulares (antiinflamatorios). No se recomienda usar el ácido acetilo salicílico (AAS) debido al riesgo de hemorragia. Se recomienda reposo absoluto al paciente, que debe beber líquidos en abundancia.

Así como la dengue, es fundamental que las personas refuercen las medidas de eliminación de los criaderos de mosquitos en sus casas y en la vecindad. Cuando hay notificación de caso sospechoso, las Secretarías Municipales de Salud deben adoptar acciones de eliminación de focos del mosquito en las áreas próximas a la residencia y al lugar de atención de los pacientes.

ZIKA

El Zika es un virus trasmitido por el Aedes aegypti e identificado por primera vez en Brasil en abril de 2015. El virus Zika recibió la misma denominación del local de origen de su identificación en 1947, después de detección en monos centinelas para monitoreo de la fiebre amarilla, en la floresta Zika, en Uganda.

 

Cerca del 80% de las personas infectadas por el virus Zika no desarrollan manifestaciones clínicas. Los principales síntomas son dolor de cabeza, fiebre baja, dolores leves en las articulaciones, manchas rojas en la piel, picazón y enrojecimiento en los ojos. Otros síntomas menos frecuentes son hinchazón en el cuerpo, dolor de garganta, tos y vómitos. En lo general, la evolución de la enfermedad es benigna y los síntomas desaparecen espontáneamente después de 3 a 7 días. Sin embargo, el dolor en las articulaciones puede persistir por aproximadamente un mes. Formas graves y atípicas son raras, pero cuando ocurren pueden, excepcionalmente, evolucionar a óbito, como identificado en el mes de noviembre de 2015, por primera vez en la historia.

Observe el aparecimiento de señales y síntomas de infección por virus Zika y busque un servicio de salud para atención, si fuera necesario.

El principal modo de trasmisión descrito del virus es por la picada del Aedes aegypti. Otras posibles formas de trasmisión del virus Zika necesitan ser evaluadas con más profundidad, con base en estudios científicos. No hay evidencias de trasmisión del virus Zika por medio de la leche materna, así como por orina, saliva y semen. Conforme estudios aplicados en la Polinesia Francesa, no fue identificada la retrasmisión del virus en muestras de la leche, así como la enfermedad no puede ser clasificada como sexualmente transmisible. Tampoco hay descripción de tranmisión por saliva.

No existe tratamiento específico para la infección por el virus Zika. Tampoco hay vacuna contra el virus. El tratamiento recomendado para los casos sintomáticos se basa en el uso de acetaminofeno (paracetamol) o dipirona para el control de la fiebre y manejo del dolor. En el caso de erupciones pruriginosas, los antihistamínicos pueden ser considerados.

No se recomienda el uso de ácido acetilsalicílico (AAS) y otros antiinflamatorios, en función del riesgo aumentado de complicaciones hemorrágicas descritas en las infecciones por otros flavivirus. Los casos sospechosos deben ser tratados como dengue, debido a su mayor frecuencia y gravedad conocida.

Prevención/Protección
› Utilice telas en ventanas y puertas, use ropas largas –pantalones y blusas– y, si viste ropas que dejen áreas del cuerpo expuestas, aplique repelente en esas áreas.
› Permanezca, preferentemente, en lugares con telas de protección, mosquiteros u otras barreras disponibles.

Cuidados
› Si observa el aparecimiento de manchas rojas en la piel, ojos enrojecidos o fiebre, busque un servicio de salud para atención.
› No tome cualquier medicamento por cuenta propia.
› Procure orientación sobre planificación reproductiva y los métodos contraceptivos en las Unidades Básicas de Salud.

Información
› Utilice informaciones de los sitios institucionales, como el del Ministerio de la Salud y de las Secretarías de Salud.
› Si desea embarazarse: busque orientación con un profesional de salud y aclare todas sus dudas para evaluar su decisión.
› Si no desea embarazarse: busque métodos contraceptivos en una Unidad Básica de Salud.

Prevención/Protección
› Utilice telas en ventanas y puertas, use ropas largas –pantalones y blusas– y, si viste ropas que dejen áreas del cuerpo expuestas, aplique repelente en esas áreas.
› Permanezca, preferentemente, en lugares con telas de protección, mosquiteros u otras barreras disponibles.

Cuidados
› Busque una Unidad Básica de Salud para iniciar el prenatal en cuanto descubra el embarazo y comparezca a las consultas regularmente.
› Vaya a las consultas una vez por mes hasta la 28ª semana de embarazo; cada quince días entre la 28ª y la 36ª semana; y semanalmente del inicio de la 36ª semana hasta el nacimiento del bebé.
› Tome todas las vacunas indicadas para embarazadas.
› En caso de fiebre o dolor, procure un servicio de salud. No tome cualquier medicamento por cuenta propia.

Información
› Si tiene dudas, hable con su  médico o con un profesional de salud.
› Relate a su médico cualquier síntoma o medicamento usado durante el embarazo.
› Lleve siempre consigo su Libreta de la Embarazada, pues en ella consta todo su histórico de embarazo.

› Proteger el ambiente con telas en ventanas y puertas, y procurar mantener al bebé con uso continuo de ropas largas – pantalones y blusas.
› Mantener al bebé en lugares con telas de protección, mosquiteros u otras barreras disponibles.
› El amamantamiento se indica hasta el 2º año de vida o más, siendo exclusiva en los primeros 6 meses de vida.
› Si se observan manchas rojizas en la piel, ojos rojizos o fiebre, procurar un servicio de salud.
› No darle al bebé cualquier medicamento por cuenta propia.

Información
› Después del nacimiento, el bebé será evaluado por el profesional de salud en la maternidad. La medición de la cabeza del bebé (perímetro cefálico) forma parte de esa evaluación.
› Además de los tests de Selección Neonatal de Rutina (test de la oreja, test del pie y test del ojo), podrán ser realizados otros exámenes.
› Lleve su bebé a una Unidad Básica de Salud para el acompañamiento del crecimiento y desarrollo conforme el calendario de consulta de puericultura.
› Mantenga la vacunación en día, de acuerdo con el calendario de vacuna de la Libreta del Niño.

› Proteger el ambiente con telas en ventanas y puertas, y procurar mantener al bebé con uso continuo de ropas largas – pantalones y blusas.
› Mantener al bebé en lugares con telas de protección, mosquiteros u otras barreras disponibles.
› El amamantamiento se indica hasta el 2º año de vida o más, siendo exclusiva en los primeros 6 meses de vida.
› Si se observan manchas rojizas en la piel, ojos rojizos o fiebre, procurar un servicio de salud.
› No darle al bebé cualquier medicamento por cuenta propia.
› Lleve su bebé a una Unidad Básica de Salud para el acompañamiento del crecimiento y desarrollo conforme el calendario de consulta de puericultura.
› Mantenga la vacunación en día, de acuerdo con el calendario de vacunas de la Libreta del Niño.

Información
› Además del acompañamiento de rutina en la Unidad Básica de Salud, su bebé precisa ser encaminado para la estimulación precoz.
› Si el bebé presenta alteraciones o complicaciones (neurológicas, motoras o respiratorias, entre otras), el acompañamiento por diferentes especialistas podrá ser necesario, a depender de cada caso.

 

Entre personas infectadas por lo virus Zika (adultos y niños), cerca del 80% no desarrollan síntomas, sean adultos o niños. Entre esas personas, solo una pequeña parcela puede venir a desarrollar algún tipo de complicación, que deberá ser evaluada por los médicos, una vez que el Zika es una enfermedad nueva y sus complicaciones todavía no se describieron.

Los estudios sobre posibles formas de trasmisión del virus Zika necesitan ser evaluados con más profundidad. Esos análisis deben venir acompañadas de trabajos científicos para que el Ministerio de la Salud pueda pasarle a la población orientaciones seguras sobre la trasmisión del virus. El Ministerio de la Salud viene acompañando la situación del virus Zika en el mundo, por medio de la Organización Panamericana de Salud (Opas/OMS) y otros organismos internacionales.

Otros virus parecidos con el Zika generan inmunidad para toda la vida. Quien ya tuvo dengue por el virus 1, por ejemplo, no volverá a tener por el mismo virus. Lo mismo ocurre con la fiebre amarilla. Pero, todavía no hay estudios suficientes para afirmar eso con relación al virus Zika.

Vírus Zika X Microcefalia

Microcefalia es una malformación congénita, en que el cerebro no se desarrolla de manera adecuada. En este caso, los bebés nacen con perímetro cefálico (PC) menor que el normal, o sea, igual o inferior a 32 cm. Esa malformación congénita puede ser efecto de una serie de factores de diferentes orígenes, como sustancias químicas y agentes biológicos (infecciosos), como bacterias, virus y radiación.

El Ministerio de la Salud confirmó la relación entre el virus Zika y la microcefalia. El Instituto Evandro Chagas, órgano del ministerio en Belém (PA), encaminó el resultado de exámenes realizados en un bebé, nacida en Ceará, con microcefalia y otras malformaciones congénitas. En muestras de sangre y tejidos, se identificó la presencia del virus Zika. Esa es una situación inédita en la investigación científica mundial.

Las investigaciones sobre el tema, sin embargo, continúan en marcha para aclarar temas como la trasmisión de ese agente, su actuación en el organismo humano, la infección del feto y período de mayor vulnerabilidad para la embarazada. En análisis inicial, el riesgo está asociado a los primeros tres meses de embarazo. El encontrado refuerza el llamado para una movilización nacional para contener el mosquito trasmisor, el Aedes aegypti, responsable por la diseminación enfermedad.

Después del nacimiento del recién nacido, el primer examen físico es rutina en los nurseries y debe hacerse en hasta 24 horas del nacimiento. Este período es uno de los principales momentos para realizar búsqueda activa de posibles anomalías congénitas. También es posible diagnosticar la microcefalia en el prenatal. Sin embargo, solamente el médico que está acompañado a la embarazada podrá indicar el método de imagen más adecuado. 

Al nacimiento, los bebés con sospecha de microcefalia serán sometidos a examen físico y medición del perímetro cefálico. Son considerados microcefálicos los bebés a término con perímetro cefálico menor de 32 centímetros. Ellos serán sometidos a exámenes neurológicos y de imagen, siendo la Ultrasonografía Trasfontanela la primera opción indicada, y, la tomografía, cuando la fontanela esté cerrada. Entre los prematuros, son considerados microcefálicos los nacidos con perímetro cefálico menor que dos desvíos estándares.

No hay tratamiento específico para la microcefalia. Existen acciones de soporte que pueden auxiliar en el desarrollo del bebé y del niño, y este acompañamiento es preconizado por el Sistema Único de la Salud (SUS). Para orientar la atención desde el prenatal hasta el desarrollo del niño con microcefalia, el Ministerio de la Salud desarrolló el Protocolo de Atención a la Salud y Respuesta al Acontecimiento de Microcefalia Relacionada a la Infección por el Virus Zika. El documento prevé la movilización de gestores, especialistas y profesionales de salud para promover la identificación precoz y los cuidados especializados de la embarazada y del bebé.

El Protocolo define también las directrices para la estimulación precoz de los nascidos con microcefalia. Todos los niños con esta malformación congénita confirmada deberán ser inseridas en el Programa de Estimulación Precoz, desde el nacimiento hasta los tres años de edad, período en que el cerebro se desarrolla más rápidamente.
La estimulación precoz busca la maximización del potencial de cada niño, englobando el crecimiento físico y la maduración neurológica, actitudinal, cognitiva, social y afectiva, que podrán ser perjudicados por la microcefalia.
Los nacidos con microcefalia recibirán la estimulación precoz en servicios de rehabilitación distribuidos en todo el país, en los Centros Especializado de Rehabilitación (CER), Núcleo de Apoyo a la Salud de la Familia (NASF) y Ambulatorios de Seguimiento de Recién Nacidos.

Cerca del 90% de las microcefalias están asociadas con retardo mental, excepto en las de origen familiar, que pueden tener el desarrollo cognitivo normal. El tipo y el nivel de gravedad de la secuela variarán caso a caso. Tratamientos realizados desde los primeros años mejoran el desarrollo y la calidad de vida.

La Polinesia Francesa notificó un aumento incomún de por lo menos 17 casos de malformaciones del Sistema Nervioso Central en fetos y recién nacidos durante 2014-2015, coincidiendo con la epidemia de Zika virus en las islas de la Polinesia Francesa. Ninguna de las embarazadas relataron señales de infección por el virus Zika, pero en cuatro testadas se encontraron anticuerpos (IgG) para flavivirus en sorología, sugiriendo infección asintomática. Del mismo modo que en Brasil, las autoridades de salud de la Polinesia Francesa también creen que el virus Zika puede estar asociado a las anomalías congénitas, caso las embarazadas estuviesen infectadas durante el primer o segundo trimestre de embarazo.

Por lo relatado de los casos hasta el momento, las embarazadas cuyos bebés desarrollaron la microcefalia tuvieron síntomas del virus Zika en el primer trimestre del embarazo. Sin embargo, el cuidado para no entrar en contacto con el mosquito Aedes aegypti es para todo el período de la gestación.

El Ministerio de la Salud refuerza a las embarazadas que no usen medicamentos no prescritos por los profesionales de salud y que hagan un prenatal calificado y todos los exámenes previstos en esta etapa, además de relatar a los profesionales de salud cualquier alteración que noten durante el embarazo. También es importante que ellas refuercen las medidas de prevención al mosquito Aedes aegypti, con el uso de repelentes indicados para el período de la gestación, uso de ropas de manga larga y todas las otras medidas para evitar el contacto con mosquitos, además de evitar la acumulaciones de agua parada en casa o en el trabajo. Independiente del destino o motivo, toda embarazada debe consultar a su médico antes de viajar.

Sepa las orientaciones para embarazadas.

Es importante que los profesionales de salud estén atentos a la evaluación cuidadosa del perímetro cerebral y a la edad del embarazo, así como a la notificación de casos sospechosos de microcefalia en el registro de nacimiento en el Sistema de Informaciones sobre Nacidos Vivos (SINASC). Por ser una fuente de contacto directo con la población, los profesionales también deben reforzar el alerta sobre los cuidados para evitar la proliferación del mosquito de la dengue, y orientar las embarazadas sobre las medidas individuales de protección contra el Aedes aegypti.

Además de la notificación en el Sinasc, el Ministerio de la Salud envió orientación para que se haga el registro en una ficha específica, adoptada de manera excepcional, que trae más detalles de los casos que se investigarán.

Acceda a materiales de vigilancia y asistencia para gestores y profesionales de salud..

SEPA TAMBIÉN

El Aedes aegypti es un mosquito doméstico, vive dentro de casa y cerca del hombre. Él tiene hábitos diurnos y se alimenta de sangre humana, sobre todo al amanecer y al atardecer. La reproducción ocurre en agua limpia y parada, a partir de la postura de huevos por las hembras. Los huevos son colocados en agua limpia y parada y distribuidos por diversos criaderos –estrategia que garantiza la dispersión de la especie. Si la hembra está infectada por el virus de la dengue cuando realice la postura de huevos, existe la posibilidad de las larvas ya nacieron con el virus– la llamada trasmisión vertical.

La hembra precisa de sangre para la producción de huevos. Tanto el macho como la hembra se alimentan de sustancias que contienen azúcar (néctar, savia, entre otros), pero como el macho no produce huevos, no necesita sangre.

Sí, porque el Aedes aegypti pica a las personas preferentemente en las piernas y en los pies. Rechaza la claridad y lo atrae el calor, por eso tendría preferencia por tejidos oscuros. Lo importante es eliminar los criaderos del mosquito, para que no circule.

El A. aegypti es originario de Egipto. La dispersión por el mundo ocurrió desde África: primero de la costa este del continente hacia las Américas, después de la costa oeste hacia Asia. El género Aedes solo fue descrito en 1818. Luego se verificó que la especie aegypti,  descrita años antes, presenta características morfológicas y biológicas semejantes a las de especies del género Aedes –y no a las del ya conocido género Culex. Entonces, se estableció el nombre Aedes aegypti.e.

El mosquito hembra succiona sangre para producir huevos. Si el mosquito de la dengue está infectivo, podrá trasmitir el virus de la dengue en este proceso. En general, mosquitos succionan una sola persona en cada lote de huevos que producen. Pero él es capaz de picar a más de una persona para un mismo lote de huevos que produce. Hay relato de que un solo mosquito de la dengue infectivo trasmitió dengue para cinco personas de una misma familia, el mismo día.

Las teorías más aceptadas indican que el A. aegypti se haya diseminado desde África hacia el continente americano por embarcaciones que aportaron en Brasil para el tráfico de esclavos. Hay registro del acontecimiento de la enfermedad en Curitiba (PR) al final del siglo XIX y, en Niterói (RJ), al inicio del siglo XX.

MITOS Y VERDADES

No es verdadera la información de relación entre la incidencia del virus Zika con los mosquitos portadores de la bacteria Wolbachia. Desde 2014, la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), en conjunto con el Ministerio de la Salud, desarrolla el proyecto “Eliminar la Dengue: Desafío Brasil” que propone el uso de una bacteria naturalmente encontrada en el medio ambiente, incluso en el mosquito, llamada Wolbachia. Cuando presente en el Aedes Aegypti, la bacteria es capaz de impedir la trasmisión de la dengue por el mosquito.  La iniciativa, sin fines lucrativos, es un abordaje innovador para reducir la trasmisión del virus de la dengue por el mosquito Aedes aegypti de forma natural y autosostenible. La investigación es inédita en Brasil y en América Latina. El estudio ya se realizó, con éxito, en Australia, Vietnam e Indonesia.

El Ministerio de la Salud aclara que todas las vacunas ofrecidas por el Programa Nacional de Inmunización (PNI) son seguras y no hay ninguna evidencia en la literatura nacional e internacional de que puedan causar  microcefalia. El PNI es responsable por la transferencia, a los estados, de los inmunobiológicos que forman parte de los calendarios de vacunación. Una de las herramientas esenciales para el éxito de los programas de inmunización es la evaluación de la calidad de los inmunobiológicos. El control de calidad de las vacunas lo realiza el laboratorio productor obedeciendo a criterios estandarizados por la Organización Mundial de Salud (OMS). Después de la aprobación en pruebas de control del laboratorio productor, cada lote de vacuna es sometido al análisis en el Instituto Nacional de Control de Calidad en Salud (INCQS) del Ministerio de la Salud. Desde 1983, los lotes por muestreo de inmunobiológicos adquiridos por los programas oficiales de inmunización se vienen analizando, garantizando su seguridad, potencia y estabilidad, antes de ser utilizados en la población.

Se destaca que no hay relatos en ese sistema de notificación sobre microcefalia relacionada a la vacunación, así como, no existe hasta el momento en la literatura médica nacional e internacional evidencias sobre la asociación del uso de vacunas con la microcefalia.

El Síndrome de Guillain-Barré es una reacción a agentes infecciosos, como virus y bacterias, y tiene como síntoma la debilidad muscular y la parálisis de los músculos. Los síntomas empezaron por las piernas, pudiendo, enseguida, irradiar para el tronco, brazos y cara. El síndrome puede presentar diferentes grados de agresividad, provocando  leve debilidad  muscular en algunos pacientes o casos de parálisis total de los cuatro miembros. El principal riesgo provocado por este síndrome es cuando ocurre el acometimiento de los músculos respiratorios, debido a dificultad para respirar. En ese último caso, el síndrome puede llevar a la muerte, si no se adoptan las medidas de soporte respiratorio. El virus Zika puede provocar también el Síndrome de Guillain-Barré. El Síndrome de Guillain-Barré es una enfermedad rara. Así como todas las posibles consecuencias del virus Zika, el acontecimiento de Guillain-Barré relacionada al virus continúa siendo investigada.

EL Gobierno Federal distribuirá repelentes para todas las embarazadas inscritas en el programa Bolsa Familia. El Gobierno está en contacto con los fabricantes de repelentes para definir exactamente la cantidad que el sector puede ofrecer.

Todos los casos de niños con microcefalia relacionada al virus Zika serán investigados. El cambio para el parámetro del perímetro cefálico igual o inferior a 32 centímetros sigue recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la apoya la Sociedad Brasileña de Genética Médica y con el soporte del equipo del SIAT (Sistema Nacional de Información sobre Agentes Teratogénicos). Cabe aclarar que el Ministerio de la Salud adoptó el promedio de 33 cm, que es totalmente normal para niños que nascen después de 37 semanas de embarazo, con el objetivo de comprender mejor la situación del aumento de casos de microcefalia. A partir de la primera selección de esos casos sospechosos, muchos de los diagnósticos realizados precozmente y preventivamente ya se descartaron. Por lo tanto, la nueva medida busca agilizar los procedimientos clínicos, sin descuidar a los bebés que hicieron parte de la primera lista de casos notificados.

La Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), órgano vinculado al Ministerio de la Salud, constató la presencia del virus Zika ativo (con potencial de provocar la infección) en muestras de saliva y de orina de pacientes. Pero eso no es suficiente para afirmar que es posible trasmitir el virus por la saliva. Serán necesarios otros estudios para analizar, por ejemplo, cuál es el tiempo de supervivencia del virus Zika y, después de pasar por los jugos gástricos, si tienen capacidad de infectar a las personas. En este momento, la recomendación es de cautela y de prevención, con orientaciones conocidas para otras enfermedades, como evitar compartir objetos de uso personal (cepillos de dientes y vasos, por ejemplo) y lavarse las manos. Los más importantes cuidados deben ser tomados por las embarazadas, que ya debe protegerse contra el mosquito Aedes aegypti.

El Ministerio de la Salud solamente utiliza insecticidas recomendados por la Organización Mundial de Salud (OMS). Esos productos pasan por un riguroso proceso de evaluación de la World Health Organization Pesticed Evaluation Scheme (WHOPES). No existe ningún estudio epidemiológico que compruebe la asociación del uso de pyriproxifen y la microcefalia. Algunas localidades que no utilizan el pyriproxifen, por ejemplo, también tuvieron casos de microcefalia notificados. El pyriproxifen es aprobado por la OMS y por la Anvisa (Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria). El Ministerio de la Salud solamente recomienda la utilización de insecticidas en situaciones especiales, donde existe la necesidad de almacenamiento de agua y los depósitos no pueden ser protegidos físicamente.

Fim do conteúdo da página